Todos los lugares de gran interés tienen uno o dos asteriscos. Si un lugar no tiene ningún asterisco significa que es interesante aunque prescindible.

IMPRESCINDIBLE **
MUY INTERESANTE *
INTERESANTE (sin asterisco)



MURALLAS TERRESTRES **

Las Murallas Terrestres de Constantinopla están lejos de las rutas turísticas de Estambul pero, desde mi punto de vista, hay pocas lugares tan fascinantes como éste. Y no soy el único que ha opinado así. Lord Byron, a comienzos del siglo XIX, escribió una carta a su madre en la que le decía que no había visto nada, ni en el arte ni en la naturaleza, como estas Murallas.

Están divididas básicamente en dos tramos: Las Murallas de Teodosio II y las de las Blaquernas

Las Murallas de Teodosio II van desde la Torre de Mármol hasta casi el Palacio de Constantino Porfirogéneta (Tekfur Saray), es decir, que casi todo el trayecto de las Murallas Terrestres corresponde a esta fase de construcción (siglo V). Toda esta zona estuvo (y aún está en buena parte) constituida por una muralla interior, una terraza o corredor, una muralla exterior, otra terraza o corredor y, en la zona más exterior, un foso. 

Las Murallas de las Blaquernas van desde  Tekfur Saray hasta el Cuerno de Oro. A diferencia de las anteriores, sólo constan de una muralla de enorme grosor que fue construída posteriormente a la de Teodosio II por varios emperadores en varias fases. Sólo en la parte que está más al norte y que llega hasta el Cuerno de Oro, aparecen dos hileras paralelas de murallas que fueron construidas por los emperadores Heraclio (la interior, en el siglo VII) y León V (la exterior, en el siglo IX).

Ante las Murallas de Constantinopla, especialmente las Murallas Terrestres, se selló el destino de toda Europa y probablemente el de toda la historia de Occidente. Aquí se estrellaron y pararon su expansión los hunos, los ávaros, los persas, los árabes, los búlgaros, los rusos y otros. Además aguantó la presión de los temibles cruzados de la Primera y de la Segunda Cruzada. Los soldados de la Cuarta Cruzada lograron entrar en Constantinopla en 1204 por el Cuerno de Oro, no por las Murallas Terrestres que seguían siendo inexpugnables. Sólo los soldados bizantinos que reconquistaron la ciudad en 1261 lo hicieron por la Puerta de Selymbria, pero gracias a que los griegos, por dentro, les abrieron la Puerta y les ayudaron.  Los turcos lo intentaron también sin éxito en 1422. Tuvieron que esperar hasta 1453 en que, con la invención de la pólvora y de los cañones, el Arte de la Guerra cambió para siempre; los bombardeos incesantes de los cañones turcos consiguieron resquebrajar la zona más vulnerable de las Murallas Terrestres, la zona central del Mesoteichion, y hacer una brecha imposible de defender que supuso la caída definitiva de la ciudad.

La conquista de Constantinopla por el sultán Mehmet II marca uno de los grandes hitos de la Historia de la Humanidad. Si el mejor sistema defensivo de la Edad Media ya no era capaz de aguantar las armas que acababan de inventarse, claramente una época había terminado para dar lugar a otra muy diferente.



Enlaces:



En mi primera visita  a Estambul, en diciembre de 2012, sólo hubo tiempo de ver alguna sección de las Murallas:  la Puerta de Topkapi, la Torre de Mármol y la Puerta Áurea, todo ello a lo lejos y de prisa. Sólo estuvimos, en realidad, en la Puerta de Edirne.

Si hay algo que me atraía en mi segundo viaje a Estambul, en marzo de 2013, era recorrer a pie los 6,5 / 7 kilómetros de las Murallas Terrestres. Como ya me imaginaba,  me llevó la mayor parte del día. Acabé agotado pero fue una experiencia inolvidable y me quedé con muchas ganas de volver a realizar esta caminata en el futuro.

En diciembre de 2013 estuve viendo la parte de las murallas que corresponde a las Murallas de las Blaquernas, no solo por fuera sino también por dentro, ya que en el anterior viaje no había tenido tiempo.

Finalmente, en diciembre de 2017, volví a caminar desde el Mar del Mármara hasta el Cuerno de Oro, el mismo recorrido más o menos que en marzo de 2013, pero me centré más en aquello que había cambiado o en aquello que no había podido ver (o ver bien) las veces anteriores. Además había menos horas de luz: al llegar a Tekfur Saray, donde terminan las Murallas de Teodosio II, ya era casi de noche. 

Volví otro día a ver las Murallas de las Blaquernas, por fuera, pero ya más deprisa.




A continuación detallo todo lo que he visto de las Murallas Terrestres en mis viajes a Estambul:



- LA TORRE DE MÁRMOL


La Torre de Mármol es la parte más meridional de las murallas. Está muy cerca de la orilla del mar de Marmara y en medio de un parque. 

Tiene tres pisos y está muy bien conservada. 

Hay un pequeño trozo de muralla que sale de ella hacia el este y otro hacia el norte. Eso se debe a que es el punto en el que las Murallas del Mármara se unían con las Murallas Terrestres. Actualmente está aislada pero, en algún momento, se derribó la parte de la muralla que la unía con las Murallas Terrestres para dejar paso a una avenida, la ruidosa Avenida Kennedy. 

En mis tres primeros viajes a Estambul, para ir de la Torre de Mármol a las Murallas Terrestres había que cruzar esta gran avenida llena de coches en varios carriles. Sin embargo, cuando la volví a visitar en diciembre de 2017 me sorprendió gratamente que la Avenida Kennedy había sido desviada; la zona por donde pasaba antes la carretera ha dado lugar a un tranquilo parque, con lo cual no hay ya que cruzar la avenida y es mucho más agradable. 

Actualmente toda esta zona es casi un continuo con el Parque Ibb, el que se encuentra a los pies del primer tramo de las Murallas Terrestres, por la parte exterior.






- TORRE DE BASILIO Y CONSTANTINO Y POTERNA DE CRISTO (PRIMERA PUERTA MILITAR)

La primera torre, la de Basilio  y Constantino, está muy bien conservada. Fue construida, como las demás, por Teodosio II (siglo V) pero fue reparada, tras un terremoto, por Basilio II y Constantino VIII (siglo X). 

Al lado de ella hay una poterna, una puerta pequeña, que parece ser que fue la Primera Puerta Militar, utilizada sólo por el ejército bizantino, no por los ciudadanos. Se le llama también la Puerta de Cristo porque hay un monograma de Cristo (XP) sobre ella. 


-PUERTA ÁUREA 

Un poco más allá está la Puerta ÁureaFue prácticamente imposible ver nada porque hay un cementerio delante lleno de tumbas antiguas, árboles, arbustos y un muro delante. Sin embargo pude verla posteriormente dentro de la fortaleza de Yedikule.





- POTERNA DE YEDIKULE

La Poterna de Yedikule es una puerta muy pequeña pero hay mucho tráfico en las dos direcciones. Hay un semáforo en cada dirección porque, como es tan pequeña, sólo cabe un coche a la vez. 

He leído que en la parte interna, sobre la poterna, había un águila imperial bizantina. Puedo asegurar que, si estaba allí, ahora ya no está. Sólo queda un hueco.

Esta poterna, en época bizantina, era la entrada pública a esta parte de la ciudad.






- YEDIKULE Y LA PUERTA ÁUREA

Muy cerca de la Poterna de Yedikule se encuentra la Fortaleza de las Siete Torres (Yedikule), llamada así porque tiene cuatro torres en la muralla y otras tres, construídas por el sultan Mehmet II, que son los tres vértices de los muros de la fortaleza. Son unas torres cilíndricas de piedra, imponentes, perfectamente conservadas. 

La visité en marzo de 2013.

Se entra por una puerta con un arco apuntado que hay en el noroeste. Nada más pasar, a la derecha, antes de llegar al patio central, hay una cuarto en el que estaban sentados dos señores de mediana edad algo antipáticos. Me dirigí a uno para preguntar si podía visitar el lugar y me dijo que sí pero pagando. Valía 10 liras turcas. Pensé que era demasiado pero, una vez allí, me di cuenta de que de verdad valía la pena.

El patio central es enorme. Hay un minarete en medio que creo que es lo que queda de una pequeña mezquita que hubo allí.


Justo al otro extremo del patio, enfrente de la puerta de entrada, se encuentra la Puerta Áurea con sus tres arcos. El del centro está tapiado en su mayor parte y el de la derecha totalmente. En cambio el de la izquierda está abierto; sólo hay una verja grande y un perro guardián al otro lado. 

La Puerta Áurea era el arco triunfal de las murallas terrestres, por donde entraba solemnemente el emperador al llegar a la ciudad después de sus victorias. Sólo él y su comitiva y soldados podían entrar por allí. Por allí pasaba también la Via Egnatia, una de las vías más importantes del Imperio Bizantino.

A la izquierda de esta última puerta hay otra pequeña que lleva a una de las torres. Se puede subir casi hasta arriba y está todo bastante oscuro. Esta torre sirvió de calabozo a personajes importantes de época otomana. El más destacado fue el joven Sultan Osman II que, después de haber sido torturado, fue asesinado aquí.  Es un sitio lúgubre y claustrofóbico que a mí, personalmente, me hizo pensar un buen rato en la crueldad del ser humano.

Hay varias escaleras de piedra que conducen al camino de ronda por encima de las murallas y muros. Di la vuelta de un extremo al otro y puedo asegurar que hay unas vistas increíbles, especialmente del Mar del Mármara y del conjunto de la fortaleza.

Finalmente, entré en las tres torres construídas por los turcos. No tienen suelos, están huecas por dentro pero son impresionantes.

Pude ver todo el conjunto casi sólo. No habría en total más de diez personas. 


Volví nuevamente a la Poterna de Yedikule y pensé en recorrer las murallas por la parte interior. Después de andar unos dos minutos me encontré con que era difícil pasar por una zona, por lo que di marcha atrás. Volví a cruzar una vez más la Poterna de Yedikule y me dirigí hacia la acera junto a la carretera. Había leído que desde Yedikule hasta la Puerta de Belgrado se podía andar sobre las murallas o en la terraza que hay justo debajo por la parte exterior. Quizás se pueda, pero no encontré la manera de hacerlo. Además las terrazas de debajo de las murallas están llenas de huertos con todo tipo de frutas y verduras, con lo que, pasar por ahí, no puede ser muy fácil. Y no me arrepentí: las vistas de las murallas desde la carretera son incomparables.


- PUERTA DE BELGRADO (PUERTA DEL DEUTERON O SEGUNDA PUERTA MILITAR)

Desde Yedikule hasta la Puerta de Belgrado los muros están muy bien conservados y algunas de las torres también. Otras, en cambio, están bastante arruinadas. De todas formas se puede ver claramente la estructura de las Murallas de Teodosio II: la muralla interior, el peribolos o terraza interior, la segunda línea de murallas, el parateichion o segunda terraza, un muro pequeño y el foso. 

La Puerta de Belgrado corresponde a la Puerta del Deuteron en época bizantina, y parece ser que era la Segunda Puerta Militar (aunque hay quien opina que no). Se llama la Puerta de Belgrado porque Suleyman el Magnífico obligó a unos cuantos artesanos de la recién conquistada Belgrado a instalarse al lado de esta Puerta. Está muy restaurada y es una restauración que tiene sus detractores. Puede ser que tengan razón, que no es del todo fiel a la realidad, que se ha retocado demasiado hasta quedar irreconocible ... pero a mí me me encantó porque tiene el aspecto que podría haber tenido nada más ser construída. 

Pasé por debajo de la Puerta y, a la izquierda, vi que se podía subir a la muralla. Así lo hice. Anduve un poco sobre ella contemplando la ciudad a un lado y los campos y edificios a lo lejos, por el otro lado.

Volví a la carretera y reanudé el trayecto. El tramo de muralla a continuación está bastante bien también.




- PUERTA DE SILIVRI O SELYMBRIA (PUERTA DE PEGE)

La siguiente puerta es la de Silivri o Selymbria. Se le llamó también Puerta de Pege (que quiere decir manantial) porque hay un santuario ortodoxo con un manantial sagrado cerca que se llama Zoodochus Pege (Balıklı Kilise en turco). En marzo de 2013 intenté buscarlo pero no tuve la suficiente paciencia y lo dejé para otra vez. En diciembre de 2017, en cambio, después de haberme informado bien, lo encontré enseguida.

La Puerta de Silivri es una de las mejor conservadas y de las que más me gustaron. Es bastante estrecha y pasa mucho tráfico por debajo. Hay dos puertas: una interior y otra exterior, y, si uno se sitúa en medio se pueden ver las dos hileras de la muralla a cada lado. Por esta Puerta entraron las tropas griegas que reconquistaron la ciudad en 1261.

Nada más entrar, ya dentro de la ciudad, a la derecha está la mezquita de Ibrahim Pasha. 

Algo que me llamó mucho la atención al recorrer las murallas es lo mucho que pitan los coches en Estambul.



- TERCERA PUERTA MILITAR Y LA SIGMA

El siguiente tramo es más desigual. Algunas partes están bien conservadas y otras están total o parcialmente destruídas. La Tercera Puerta Militar, que debería haber estado por allí, yo no la vi, o bien porque ya no está o bien porque era prácticamente imperceptible. Lo que sí que vi, más o menos, fue la Sigma, una zona de la muralla en forma de C. De todas formas es una ruina y queda bastante poco de lo que debió ser en el pasado.


- PUERTA DE MEVLEVIHANE (PUERTA DE RHEGIUM O DE LOS ROJOS)

Cerca ya de la Puerta de Mevlevihane la muralla está en mucho mejor estado; no sé si habrá sido restaurada recientemente o está así. Hay una poterna en la muralla que no sé si corresponde a alguna puerta antigua de la ciudad o a la puerta de alguna antigua torre desaparecida.

La Puerta de Mevlevihane es una de las mejores conservadas. Sobre el dintel hay dos inscripciones en griego; una de ellas conmemora la construcción de las murallas por Teodosio II y en la otra se cuenta que esta Puerta fue restaurada por el emperador Justino II.

Se llama así porque al lado hubo una tekke, un convento de derviches de la orden de Mevlevi.

En época bizantina se llamó Puerta de los Rojos porque una facción del hipódromo, los Rojos, la reparó en algún momento. 



Unas cuantas torres más hacia el norte hay una que tiene  una inscripción en la parte alta, sobre ladrillo. No se puede ver desde abajo pero en mi guía decía que pone: "O Cristo, Dios, protege y libra a tu ciudad de la guerra. Conquista la ira de nuestros enemigos." 


- CUARTA PUERTA MILITAR Y AVENIDA MILLET

Poco antes de llegar a la Avenida Millet aparece la Cuarta Puerta Militar, totalmente tapiada.

La Avenida Millet pasa por medio de las murallas. Supongo que ha sido necesario construirla pero es una pena que para ello se tuviera que destruir un trozo de la muralla.



- PUERTA DE TOPKAPI (PUERTA DE SAN ROMANO)

Se cruza la Avenida Millet y enseguida se llega a la Puerta de Topkapı, la Puerta del Cañón para los turcos, llamada así por el gran cañón que Mehmet II el Conquistador colocó enfrente durante el último asedio. 

Los griegos la llamaron San Romano por una iglesia cercana dedicada a este santo. Parece ser que aquí murió luchando Constantino XI, el último emperador. 

Es un poco más sencilla que las anteriores puertas pero es amplia y está también muy bien. Se ve que está algo restaurada. 

Al otro lado, por dentro de la muralla, hay una plaza bastante amplia. A la izquierda, casi junto a la muralla, hay una iglesia armenia y un poco más allá, también al lado de la muralla, una iglesia ortodoxa. 




- MEZQUITA DE KARA AHMET PASHA

Muy cerca de la Plaza Topkapı se encuentra la Mezquita de Kara Ahmet Pasha. La visité en marzo de 2013.

Había leído que era una de las obras maestras del gran arquitecto Sinan pero no me imaginaba que fuera tan especial. 

En cuanto a tamaño es menor que las grandes mezquitas imperiales pero en cuanto a calidad artística yo diría que hay pocas mezquitas en Estambul como ésta. Tiene una cúpula a lo Santa Sofía apoyada en seis cupulitas. Toda la estructura está contenida en un rectángulo. El mihrab y el minbar son de mármol. Pero lo más hermoso, desde mi punto de vista, son los arabescos utilizados para decorar las paredes en rojo, verde, negro y, sobre todo, en azul oscuro. La mezcla de los colores y la luz dan una sensación de paz y de armonía que he encontrado en pocos sitios de esta ciudad.


Al salir de la mezquita me moría de hambre. En la Plaza de Topkapi encontré un pequeño restaurante buffet en el que me recibieron y trataron de maravilla. Comí pilav, un arroz con carne y salsa, muy bueno. Tomé también un ayran y algo de fruta. Todo por un precio muy asequible. Debía ser un buen sitio porque vi sentados junto a mí a trabajadores y a dos policías. 




- EL MESOTEICHION

Durante la época bizantina, la zona que va desde Topkapi hasta cerca de la Puerta de Edirne era la zona más vulnerable de todo el recorrido de las murallas terrestres. Eso se debía a que era un valle por el que pasaba el pequeño río Lycus. 

Las murallas eran allí  más bajas y, cuando los turcos empezaron a disparar sus cañonazos, los defensores de Constantinopla estaban en clara desventaja porque estaban más bajos que los cañones que les disparaban. 

Esta fue la zona más dañada durante el asedio ya que los turcos no pararon de disparar por ahí. 



- AVENIDA VATAN (RÍO LYCUS)

Por donde pasaba el río Lycus pasa ahora una gran avenida llamada Vatan, una de las más grandes de Estambul. Hay semáforos pero son muy lentos o no funcionan, por lo que hay que la gente cruza en rojo cuando hay menos tráfico, pero el tráfico suele ser siempre muy intenso.

Es mejor cruzar la avenida por la carretera que pasa por encima. Y las vistas son mucho mejores.




- PUERTA DEL ASALTO (QUINTA PUERTA MILITAR)

Unos minutos después de la Avenida Vatan, andando, se llega a la Quinta Puerta Militar, la Puerta del Asalto, por donde se cree que los turcos consiguieron finalmente abrir una brecha y entrar en la ciudad a finales de mayo de 1453. 

En mi segundo viaje a Estambul,  en marzo de 2013, la encontré un poco descuidada, con unas láminas grandes de metal para impedir el paso. 

En cambio, en diciembre de 2017 estaba muchísimo mejor y habían desaparecido las láminas de metal, con lo que se podía pasar por debajo de la puerta sin problemas. 

La Puerta del Asalto es pequeña, aunque da la sensación de haber sido mucho más grande en otros tiempos; la parte superior está tapiada con ladrillo y piedra. Quizás se hizo más pequeña para dificultar la entrada a los invasores. 

Sobre el dintel hay una inscripción en griego y una cruz tallada.




- PUERTA DE EDIRNE O DE ADRIANÓPOLIS (PUERTA DE CARISIO O PUERTA POLYANDRION)


La Edirne Kapı es el nombre turco de la Puerta de Adrianópolis, llamada así por los bizantinos porque ahí comenzaba la vía que iba hasta Adrianópolis, actual Edirne. También fue llamada Puerta de Carisio y Puerta Polyandrion o del Cementerio (por un cementerio que había al lado). Era la segunda Puerta más importante después de la Puerta Áurea. Por aquí entró Mehmet II tras conquistar Constantinopla y hay una placa que lo conmemora. 

Está muy bien conservada y se encuentra en la zona más alta de la ciudad antigua. 

Estuve aquí en mi primera visita a Estambul, antes de visitar San Salvador en Chora, en diciembre de 2012. Entonces cogimos un tranvía que nos dejó en la parada de Edirnekapı. Para llegar hasta las murallas y hasta la Puerta de Edirne hay que cruzar la carretera, por lo que es mejor retroceder un poco y pasar varios pasos de peatones. 

Nada más pasar la Puerta de Edirne hay una plaza que suele estar llena de microbuses y mucha gente, muchos turistas. A la derecha se alza la Mezquita de Mihrimah, que visité también en diciembre de 2012. A la izquierda hay una pequeña iglesia ortodoxa llamada Iglesia de San Jorge que siempre he encontrado cerrada.


- TORRE AL LADO DE EDIRNEKAPI


Unos 50 metros hacia el norte de la Edirnekapı, hay una avenida que pasa por medio de las murallas. Es la Fevzi Pasha Caddesi. 

En diciembre de 2012, tras cruzar la avenida, subí (o, mejor diría yo, escalé) a la primera torre. 

Es el punto más alto de las siete colinas de Estambul. 

El primer tramo es fácil; son sólo escalones de piedra normales. El segundo tramo, en cambio, tiene una especie de escalones estrechísimos, sin apoyatura de ningún tipo, que imponen bastante. Dudé si subir o no pero la excitación de poder ver la ciudad desde el punto más alto me animó. La subida, aunque lenta y con mucha precaución, fue relativamente fácil, pero la bajada, especialmente al intentar poner los pies en los primeros peldaños, daba auténtico vértigo y fue muy lenta, con miedo constante a resbalar o a no poner bien el pie.

La vista desde arriba es única, lo abarca todo. Valió la pena porque se puede ver toda la ciudad, las murallas, el Cuerno de Oro, las principales mezquitas (especialmente la más cercana, la Mezquita de Mirimah) y, si no hubiera estado nublado, probablemente el Bósforo y el Mar del Mármara.


- TEKFUR SARAYI (PALACIO DE CONSTANTINO PORFIROGÉNETA)

Un poco más hacia el norte, bajando al lado de las murallas, por la parte de dentro se llega enseguida al  Tekfur Sarayi Palacio de Constantino Porfirogéneta, el único resto reconocible del legendario complejo del Palacio Imperial de las Blaquernas. Ha pasado por muchas fases y es casi un milagro que no haya desaparecido.

Todas las veces que he estado en Estambul he ido a visitarlo con la esperanza de poderlo ver bien tanto por fuera como por dentro. Las dos primeras veces no conseguí ni una cosa ni la otra ya que está en proceso de restauración y estaba cubierto de andamios y lonas. La tercera vez, sin embargo, pude verlo mucho mejor por fuera: parte de las lonas,  andamios y demás parafernalia ya no estaban, el proceso de restauración se veía más avanzado, y hacía un día muy claro y soleado. 


En el descampado que hay justo al otro lado de las murallas y de Tekfur Saray había muchísimos coches y autobuses. Intenté ver si se podía avanzar por ese lado y recorrer las Murallas de las Blaquernas por fuera, pero hay un momento en que el descampado se acaba y hay una valla. Por  lo tanto di media vuelta.  Pero pude ver muy bien desde allí el Palacio con sus preciosas ventanas recién restauradas y las franjas de ladrillo y piedra que caracterizan al arte bizantino.

En diciembre de 2017 llegué allí cuando se ponía el sol y no pude ver casi nada porque estaba ya bastante oscuro.




- PUERTA XYLOKERKOU O PUERTA DEL CIRCO DE MADERA (SEXTA PUERTA MILITAR)

En marzo de 2013 me quedé algo decepcionado al no encontrar ningún resto de la Porta Xylokerku (Puerta del Circo de Madera o Sexta Puerta Militar). Se cuenta que unos defensores griegos la dejaron abierta una noche y por ella entraron los turcos por primera vez en mayo de 1453. Fueron expulsados pero no sin antes haber puesto ya su bandera sobre la torre más cercana con el consiguiente regocijo de los turcos y la desmoralización general de la ciudad bizantina; y, en cuestión de unas horas, los turcos se habían apoderado ya de Constantinopla. 

En diciembre de 2013 la encontré nada más llegar. En realidad ya la había visto las dos veces anteriores pero no me podía imaginar que estuviera tapiada, por lo que pensé que era simplemente un accidente de la muralla. Está casi en la confluencia de las Murallas de Teodosio II con el Palacio de Constantino Porfirogéneta o Tekfur Sarayi.


- MURALLAS DE LAS BLAQUERNAS

En Tekfur Sarayi se terminan las Murallas de Teodosio II. A partir de este punto comienzan las Murallas de las BlaquernasEstas murallas no tienen más que una línea de defensa pero  los muros son mucho más gruesos que en las de Teodosio II y están situados en una zona más escarpada que el resto de la línea defensiva. Fueron construídas en varias épocas y por varios emperadores.

Es imposible seguir al lado de las murallas en este tramo. Aparte de las obras, hay barreras por todos los sitios. No hay otro remedio que volver a andar junto a la carretera. No se ven muy bien las murallas desde allí porque hay muchos árboles, edificios, obras, etc. En marzo de 2013 entré en un cementerio griego que había al lado pero tuve que salir rápidamente porque había un perro con aspecto agresivo que me empezó a ladrar.

En diciembre de 2017 recorrí el mismo camino pero de noche ya.




 MURALLAS DE MANUEL COMNENO Y LA EĞRİ KAPI (PUERTA TORCIDA O PUERTA KALIGARIA)

La primera parte de las Murallas de las Blaquernas corresponden a las Murallas de Manuel Comneno. Van desde Tekfur Saray hasta las Murallas de Isaac II y de los Paleólogos. 

Se nota la solidez de la construcción, lo bien hechas que están. Por eso quizás están tan perfectamente conservadas. 

La primera parte no se puede ver muy bien porque hay muchos obstáculos y hay que andar junto a la carretera. No obstante, al llegar a la primera Puerta, nuevamente se puede andar al lado de ellas. Esta Puerta fue llamada Puerta Kaligaria por los bizantinos y Eğri Kapı o Puerta Torcida por los turcos. 

Se cuenta que un amigo del Profeta Mahoma fue abatido justo enfrente de la Puerta Kaligaria por los bizantinos durante el primer asedio árabe a Constantinopla de 674 a 678. En el siglo XVIII alguien descubrió que estaban allí sus restos y entonces se construyó un pequeño mausoleo justo allí. Por lo tanto, hubo que desviar un poco el camino de entrada porque la tumba está casi enfrente de la Puerta. Por eso se llama Eğri Kapı o Puerta Torcida.

Las Murallas de Manuel Comneno acaban tres torres más allá de esta Puerta.






- MURALLAS DE ISAAC II ANGELOS Y DE LOS PALEÓLOGOS

El siguiente tramo de las Murallas de las Blaquernas fue construido por Isaac II Angelos, por Andrónico II Paleólogo y por Juan VIII Paleólogo. Se sabe por inscripciones en griego al respecto. 

Estas murallas no están tan sólidamente construídas como las anteriores porque pertenecen a una época en la que el Imperio Bizantino estaba ya en claro declive. 

A diferencia de las de Manuel Comneno, las torres tienen forma cuadrada. 

Hay una poterna tapiada que corresponde probablemente a la Puerta de Gyrolimne.




- PALACIO DE LAS BLAQUERNAS, TERRAZA DE LAS BLAQUERNAS, TORRE DE ISAAC ANGELOS Y PRISIÓN DE ANEMAS


Una de las vistas más espectaculares de todo mi recorrido por las Murallas Terrestres fue ver desde la carretera las Murallas de Isaac II Angelos y de los Paleólogos, el conjunto de las Murallas del Palacio de las Blaquernas (especialmente la Torre de Isaac II Angelos y la Prisión de Anemas) y las Murallas de Heraclio y de León V. Al pie de todo ello hay un parque idílico al que va gente a caminar y a disfrutar del lugar. 

El Palacio de las Blaquernas fue el palacio imperial durante los últimos siglos del Imperio Bizantino. Por las crónicas de la época debía ser un palacio de leyenda. Fue saqueado y destruído tras la conquista otomana. Hoy quedan muy pocos restos. 

En la Prisión de Anemas sufrieron tortura, mutilación y fueron ejecutados varios emperadores y personajes importantes.




- MURALLAS DE HERACLIO Y DE LEÓN V EL ARMENIO


La última fase de las Murallas Terrestres fue obra del emperador Heraclio y, siglos después, de León V que creó un muro paralelo por la parte de fuera porque esta zona era de las más vulnerables de todo el recorrido. De hecho, durante la Edad Media, la mayoría de aquellos que asediaron la ciudad en algún momento lo intentaron por aquí.

Tiene sólo una Puerta en cada muro. Se trata de la Puerta de las Blaquernas. Está cerrada con una reja pero se puede ver a través de ella que hay otra muralla detrás.

Las Murallas Terrestres llegan hasta la Avenida Ayvansaray. Aquí se juntan con las Murallas del Cuerno de Oro, de las que todavía quedan unos cuantos restos, aunque considerablemente menos que en las Murallas Terrestres.